Con derecho a roce • La química de la atracción: mis feromonas y yo
**ADVERTENCIA**
CONTENIDO INAPROPIADO PARA MENORES DE 18 AÑOS
La página a la que estás intentando acceder puede albergar contenidos para mayores de edad, no aptos para menores de 18 años.
Para acceder a la página confirma que eres mayor de edad.
 
 
Si eres padre y deseas conocer cómo evitar que tus hijos entren en sitios inapropiados pulsa aquí

CON DERECHO A ROCE

La química de la atracción: mis feromonas y yo

La química de la atracción: mis feromonas y yo
Valora:
/
4.004.004.004.004.00
4 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

3772 lecturas

Lecturas
29 / 08 / 2012

firma con derecho a roce

Románticas empedernidas del mundo, siento ser yo quien os de la noticia, pero resulta que esto de la atracción y el amor es todo un proceso bioquímico con una explicación científica aunque, gracias a Dios, con todavía algún que otro misterio por resolver.

 

Como ya se sabe que esto de la aceptación de la realidad prefiero pasarlo por alto, que se vive mucho más feliz así, dejaré el tema del amor a un lado y me centraré en lo que se ha venido a conocer como la química de la atracción.

 

Lo de la oxitocina y la hormona del amor era una cosa, ahora de lo que hablo es de la testosterona, las feromonas y todas sus amigas, esas sustancias que segregamos los seres humanos de forma incontrolada con el objetivo de provocar ciertos comportamientos y reacciones en los demás.

 

Hechas las presentaciones, varias consideraciones a tener en cuenta.

 

1. Este ‘olor sexual’ que desprendemos es completamente incontrolado aunque sí, hay quien se hace con unas maravillosas aguas de colonia con feromonas (true story) . Por un módico precio podemos embadurnarnos en feromonas y salir a la calle dispuestas a comernos el mundo. Que funcionen o no ya es otra cosa.

 

2. Todavía existe mucho debate al respecto: cuánto papel juegan las feromonas en el proceso de seducción es algo que escapa de nuestro conocimiento, así que tampoco vamos a dejar de cuidar el resto de factores que intervienen en el 'sex appeal'. Las feromonas son amigas, pero no salvadoras.

 

3. Las feromonas no están solas: por lo que sabemos, al ‘olor sexual’ que desprendemos (imperceptible por nuestro olfato, por supuesto), hay que sumar, además de las feromonas, factores como el bisulfito de metilo, otro mensajero químico que expulsamos, esta vez, por la boca o los genitales. Total, todo un misterio con muy poco glamour y muchos tecnicismos.

 

4. A partir de aquí, la cosa se complica enormemente: por ejemplo, las mujeres segregamos más feromonas antes y después de la menstruación . Después de la conexión sexual, llegarán (si han de hacerlo, claro), la intervención de otros divertidos componentes como la vasopresina o la enemiga universal de las mujeres independientes, la oxitocina.


Si esta información nos resulta o no de utilidad no lo tenemos muy claro. Seguimos preguntándonos por qué la química sexual juega un papel tan importante en nuestras relaciones, y seguimos empeñadas en pensar que hay algo más, algo que va más allá de las sustancias químicas y que hace que, con determinadas personas, la conexión a nivel sexual sea más intensa que con otras.



Si éramos víctimas de la oxitocina solo nos quedaba saber que la química también ejercía influencia en el efecto que causamos sobre los hombres.

Todo, sin embargo, no iba a ser tan desalentador en el campo de las capacidades físicas, la química y, en definitiva, de lo empíricamente demostrable: según un estudio realizado por una universidad de California, con 740 sujetos y con el objetivo de saber cuántos orgasmos era físicamente posible tener, una mujer batió el récord con 134 en una sola hora. Ellos no pasaron de 16. ¡Ja!

Escrito por: Lucía M.
Redmujer.com
Valora:
/
4.004.004.004.004.00
4 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
La química de la atracción: mis feromonas y yo Románticas empedernidas del mundo, siento ser yo quien os de la noticia, pero resulta que esto de la atracción y el amor es todo un proceso bioquímico con una respuesta científica aunque, gracias a Dios, con todavía algún que otro misterio por resolver.
4.00 4

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2017 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Con derecho a roce • La química de la atracción: mis feromonas y yo