Con derecho a roce • Relaciones 2.0: cómo no morir en el intento
**ADVERTENCIA**
CONTENIDO INAPROPIADO PARA MENORES DE 18 AÑOS
La página a la que estás intentando acceder puede albergar contenidos para mayores de edad, no aptos para menores de 18 años.
Para acceder a la página confirma que eres mayor de edad.
 
 
Si eres padre y deseas conocer cómo evitar que tus hijos entren en sitios inapropiados pulsa aquí

CON DERECHO A ROCE

Relaciones 2.0: cómo no morir en el intento

Relaciones 2.0: cómo no morir en el intento
Valora:
/
4.964.964.964.964.96
26 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

16245 lecturas

Lecturas
06 / 03 / 2012

firma con derecho a roce

Mucha revolución tecnológica… y nos hemos quedado sin patrones de relaciones. Eso es, amigas mías, lo que ha pasado con inventos como WhatsApp, Facebook o Twitter.

 

Seguramente, y si somos por primera vez sinceras con nosotras mismas, nos reconoceremos en alguno de los siguientes patrones de comportamiento:  si sois solteras habréis… a- conocido a alguien… y cotilleado su Facebook (a veces en compañía y, a veces, en soledad); b-conocido a alguien… e intercambiado WhatsApps; c-conocido a alguien… y haberle googleado.

 

Si, por el contrario, habéis comenzado algún tipo de relación, del tipo que sea (ya se sabe lo difícil que es etiquetar algo en este mundo 2.0) habréis…. a- comprobado su estado de conexión en WhatsApp; b- sufrido algún estado de psicosis obsesiva al ver que, en estado ‘Conectado’ no respondía a vuestros mensajes, c- sufrido con cada nueva amistad femenina en Facebook.

 

El tercer tipo de situación es, si cabe, más problemática: ¿Qué ocurre cuando, en los tiempos que corren, rompes con tu pareja?: a- estarás condenada a conocer todos y cada uno de sus movimientos a través de Facebook, Twitter y toda red social que utilice; b- cuando tomes la decisión, siempre correcta, de ponértelo un poco más fácil eliminando amistades, haciendo unfollows y bloqueando números de teléfono, te verás invadida constantemente por ese magnífico invento del señor Zuckerberg llamado ‘Sugerencias de amistad’ y c, y más importante todavía, arrastrarás un lastre llamado ‘amigos en común’, que hará que no solo te veas obligada a enterarte de todos sus últimos movimientos a través de las fotos en las que esté etiquetado sino que, seguramente, comprobarás día a día, a través de sus comentarios y ‘me gusta’ lo bien que parece estar llevando la nueva situación mientras tu pasas el rato siguiendo su vida a través de los demás.

 

Tu problema, querida amiga, es que sufres una de las enfermedades más comunes en los tiempos que corren, cuyos síntomas ya conocemos de sobras y cuya descripción general podría definirse, básicamente, por la inmediatez y el exceso de información que no pedimos, lo que nos sitúa en una especie de laberinto lleno de 'inputs' por el que, chicas, no sabemos muy bien cómo movernos.

 

Se dice que nuestra generación lo tiene todo muy fácil, que en los tiempos de nuestras abuelas las mujeres sufrían de falta de libertades, tenían muchas menos oportunidades de conocer a alguien… Pues dejadme manifestar que eso es MENTIRA. Tenemos más libertades, sí, pero también recibimos constantemente información sobre las personas que nos rodean. Información que, en la mayoría de casos, ni hemos solicitado… aunque está tan a mano que no podemos evitar consultar.

 

Quién pudiera volver a los tiempos en los que  si un hombre quería verte se veía obligado a llamar y no perdía solo 3 segundos de su tiempo en escibir un ‘hola’ a través de WhatsApp, como si en ese ‘hola’ estuviera todo dicho; quién pudiera volver a la emoción de cada mensaje de texto después de una cita, conciso,  directo... y suficiente.

 

En un intento por recuperar todas esas viejas sensaciones haremos el experimento: al próximo hombre que se cruce en nuestras vidas PROHIBIDO agregarlo a Facebook, nada de conversaciones nocturnas vía WhatsApp y, por supuesto, y en el caso de estar en pareja, se acabó la comprobación de estado porque sí, tenemos unos cuantos secretos para vosotras: uno, no todas las mujeres que le agregan se han acostado con él o pretenden hacerlo ; dos, WhatsApp falla y tres, el doble check NO FUNCIONA. De nada.

 

 

Escrito por: Lucía M.
Redmujer.com
Valora:
/
4.964.964.964.964.96
26 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
Relaciones 2.0: cómo no morir en el intento Mucha revolución tecnológica… y nos hemos quedado sin patrones de relaciones. Eso es, amigas mías, lo que ha pasado con inventos como WhatsApp, Facebook o Twitter.
4.96 26

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2017 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Con derecho a roce • Relaciones 2.0: cómo no morir en el intento