Relaciones • Sobre clichés, comedias románticas y nuestra ‘salud emocional’

RELACIONES

Sobre clichés, comedias románticas y nuestra ‘salud emocional’

Sobre clichés, comedias románticas y nuestra ‘salud emocional’
Valora:
/
4.834.834.834.834.83
6 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

14122 lecturas

Lecturas
07 / 05 / 2012

Chico y chica se conocen. Si la chispa no surge, lo hará. Y todo terminará, cómo no, con una gran historia de amor y final feliz incluido. Esa viene siendo, a grandes rasgos, la estructura de todas las comedias románticas. Comedias románticas que, según una reciente tesis doctoral, son perjudiciales para nuestra salud social si las consumimos en exceso.

 

La encargada del estudio no ha sido otra que la bloggera Chloe Angyal quien, para más inri, fue abandonada por su pareja el primer día en que inició su trabajo de campo, con lo que visionar un gran número de comedias románticas a la semana no fue, precisamente, la mejor cura.

 

Anécdotas a parte, el desarrollo del estudio sigue el método científico: 30 películas estrenadas entre 2005 y 2011 fueron protagonistas de su análisis, cuya conclusión es la siguiente: no solo ver demasiadas películas de este tipo resulta perjudicial para nuestra ‘salud social’ sino que, mayoritariamente, estas se basan en clichés anticuados e incluso denigrantes para la mujer. Repasamos algunos de los más sonados.

 

 

Clichés protagonistas de las comedias románticas

 

 

1. Las mujeres con éxito en sus carreras suelen ser infelices y tener vidas vacías sin amor, pareja y maternidad. Véase ‘Planes de boda’ o ’La cruda realidad’, por ejemplo.

 

2. Siempre hay una amiga gordita o fea. Siempre. (‘La boda de mi mejor amiga’ es el ejemplo más reciente)

 

3. Cuanto más malotes, más se enamorarán al final. ¡Mentira! (ejemplos aquí hay muchos… el chico de ’27 vestidos’ o Gerard Butler en ‘La cruda realidad’).

 

4. En las películas románticas para el género adolescente, al contrario que en la vida real, siempre se fijarán en la chica no popular (¿es que no habéis visto ‘Alguien como tú’?)

 

5. Todo se resuelve en una escena final llena de emoción. Si puede ser con aeropuertos de por medio o paradas de tráfico, todo muy trepidante, mejor. (De nuevo, ‘La cruda realidad’ o ‘Solo los tontos se enamoran’).

 

 

Cinco comedias románticas que sí vale la pena ver

 

 

-'Love actually': mucho cliché, sí. Pero también alguna que otra historia sin final feliz. Lo importante es que es una película coral que no nos provoca arcadas. Bien por ellos.

 

-'Crazy, Stupid, Love': una de las grandes sorpresas del último año cinematográficamente hablando.  Sobre cómo luchar y no dejar nunca de perseguir lo que quieres… aunque las cosas se pongan difíciles en materia de amor.

 

-'El apartamento': uno de los clásicos entre los clásicos. Esta historia protagonizada por Jack Lemmon y Shirley MacLaine, a pesar de los momentos agridulces, tiene uno de los finales más memorables del género.

 

-'Cuando Harry encontró a Sally': porque no todas las historias de amor son perfectas ni flechazos absolutos. La de Harry y Sally podría ser tu historia, la mía o la de tu mejor amiga.

 

-'Alta fidelidad': para acabar, ¿por qué no ver el amor desde la perspectiva de un hombre? Si, además, contamos con una historia basada en la novela del genial Nick Hornby, la diversión aumenta.

Escrito por: Maria Palos
Redmujer.com
Valora:
/
4.834.834.834.834.83
6 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
Sobre clichés, comedias románticas y nuestra ‘salud emocional’ Chico y chica se conocen. Si la chispa no surge, lo hará. Y todo terminará, cómo no, con una gran historia de amor y final feliz incluido. Esa viene siendo, a grandes rasgos, la estructura de todas las comedias románticas. Comedias románticas que, según una reciente tesis doctoral, son perjudiciales para nuestra salud social si las consumimos en exceso.
4.83 6

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2017 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Relaciones • Sobre clichés, comedias románticas y nuestra ‘salud emocional’