Relaciones • Supera la dependencia emocional... ¡Libérate!

RELACIONES

Supera la dependencia emocional... ¡Libérate!

Supera la dependencia emocional... ¡Libérate!
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
3 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

11200 lecturas

Lecturas
21 / 09 / 2011

Seguramente hayas pensado alguna vez, echando la vista atrás a tus relaciones sentimentales y amorosas si han sido numerosas, que podrías estar dentro del grupo conocido como 'dependientes emocionales'.

 

Lo primero que debes saber es que, a pesar de que presentes ciertas características que se correspondan con este problema, solo un psicólogo o experto puede identificar correctamente la patología y, por tanto, la terapia a seguir adecuada para ti.

 

Tan normal es sentir ansiedad y tristeza tras una ruptura como lo es la frustración. Sin embargo, el problema de la dependencia emocional llega cuando no somos capaces de establecer límites entre nuestras relaciones personales y el resto de aspectos de nuestra vida y, más aún, cuando este modo de comportarnos nos impide tener relaciones sentimentales sanas y felices. Red Mujer pone en tus manos las claves para identificar la Dependencia emocional… y para ombatirla.

 

¿Soy una dependiente emocional?

 

Según los expertos, existen una serie de claves que pueden ayudarnos a ver si padecemos dependencia emocional, aunque será siempre un psicólogo quien dé el dictamen final. Estas son algunas de las pistas que puedes seguir para saber si tu problema es realmente un factor definitivo en tus relaciones personales.

 

1. Miedo a la soledad: se trata de uno de los problemas principales de las personas dependientes. A veces, el miedo a la soledad las empuja a sacrificar su autoestima y su persona en demasía, creyendo que no serían capaces de superar la falta de la otra persona.

 

2. Hiperromanticismo: no se trata de no creer en el amor, pero sí de ser conscientes de que en esta vida existen muchos más factores que pueden darnos la felicidad y que no todo tiene que ver con el romance. Están la amistad, el ocio, la familia, la realización personal… ¡No todo pasa por una relación de pareja!

 

3. Baja autoestima: para los expertos, se trata de uno de los factores más comunes entre los dependientes. Su baja autoestima les lleva a creer que la única forma de sentirse válidos y realizados pasa por la aceptación de otra persona. En este caso, de la pareja.

 

4. Inquietud, rabia y desconfianza: una de las características más comunes entre las personas dependientes en este sentido consiste en sentir constantemente sensaciones como el miedo, la culpa, la rabia, la ira o los celos desmedidos, hasta el punto que son estos mismos sentimientos los que no les dejan disfrutar de sus relaciones sentimentales y, por tanto, todo se convierte en un círculo vicioso.


5. Ilusión/desilusión: una de las claves más importantes en este sentido consiste en poner demasiada ilusión y esperanza en una relación que comienza, y sentirse extremadamente decepcionados cuando esta acaba. En ambos casos, se trata de reacciones desmedidas que debemos aprender a controlar.

 

6. Tipos de dependencia: se han establecido tres tipos diferentes de dependencia emocional. La primera de ellas está directamente relacionada con el amor, y hace referencia a la necesidad de sentirse realizado exclusivamente a través de la pareja; la segunda, la codependencia, tiene que ver con aquellos que se hacen dependientes de alguien que, a su vez, está demasiado marcado por algo traumático como una adicción de cualquier tipo; mientras que la bidependencia, mucho menos común, se identifica en aquellos sujetos que se hacen dependientes a la vez de una relación sentimental y de una adicción.



¿Cómo superarla?



1. El primer paso consiste en identificar el problema. Una vez seamos conscientes de que nuestro comportamiento en este sentido no sigue patrones sanos y beneficiosos para nosotros mismos, podremos comenzar a pensar en poner una solución.

 

2. Buscar ayuda experta: si somos conscientes de que nuestro problema se encuadra dentro de una patología de dependencia emocional, lo mejor será acudir a un psicólogo, que nos ayudará a encontrar la clave de nuestro problema, por un lado, y diseñará una terapia adecuada para nuestro caso, por el otro.

 

3. Cuando somos conscientes de nuestro problema en pareja, una de las mejores maneras de intentar ponerle remedio consistirá en ser conscientes de que debe tratarse de una relación de igualdad. Así, apostaremos por el diálogo y la confianza y dejaremos de hacer demandas extremas: más atención de la normal, la necesidad de control a todas horas o el no respeto de la individualidad del otro pueden convertirse en la base de una ruptura.

 

4. Los expertos recomiendan reforzar especialmente la propia asertividad: deberemos así practicar a identificar los propios sentimientos y racionalizarlos antes de actuar, dejando de pasarlo todo por el filtro del miedo a la soledad y el hiperromanticismo. Aún así, lo más sano será siempre dialogar sobre los propios sentimientos, especialmente cuando se trata de una relación sentimental.

 

5. No  olvides tu vida: como hemos visto, uno de los problemas más comunes entre los dependientes emocionales consiste en olvidar la propia existencia, todo aquello que no pase por el filtro de la pareja. Así, deberemos reforzar otras relaciones personales más saludables y preocuparnos también por desarrollar otras fuentes de ocio con las que seamos completamente independientes. Refuerza tu autoestima, apuesta por la independencia, deja a un lado los comportamientos adictivos y… ¡Libérate!

Escrito por: Maria Palos
Redmujer.com
Valora:
/
5.005.005.005.005.00
3 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
Supera la dependencia emocional... ¡Libérate! Seguramente hayas pensado alguna vez, echando la vista atrás a tus relaciones sentimentales y amorosas si han sido numerosas, que podrías estar dentro del grupo conocido como ‘dependientes emocionales’.
5.00 3

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2018 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Relaciones • Supera la dependencia emocional... ¡Libérate!